Guía para la limpieza de un edificio

El aspecto que presenta un edifico habla mucho de sus inquilinos. La suciedad y la falta de mantenimiento de las zonas comunes pueden dar lugar a la proliferación de plagas de insectos y roedores o de bacterias y microorganismos que pueden infectar sistemas de refrigeración y calefacción. Igualmente pueden afectar al ambiente general de la convivencia de los usuarios siendo causa de alergias, y otro tipo de enfermedades.

La suciedad y la falta de control y revisiones causan un mayor número de averías en la maquinaria. Si seguimos un protocolo de limpieza y control seremos capaces de evitar que las instalaciones se deterioren llegando al punto de ser incluso peligrosas para los vecinos.

¿Cómo se debe planificar la limpieza de un edificio?

La limpieza de un edificio se ha de planificar con cuidado. Hay que realizar un inventario de todas las zonas, instalaciones y elementos a limpiar, además de tener en cuenta la periodicidad para poder organizar la ejecución de las tareas y la plantilla que se va a necesitar en cada momento. Por ejemplo, los espacios que se utilizan más necesitarán unas labores de limpieza más continuas que las que tienen menos uso. Estas zonas suelen ser las puertas de acceso al edificio, hall o portal, patios interiores y exteriores, escaleras, rellanos y ascensores.

Labores diarias de limpieza en el edificio

Son las labores de limpieza que han de realizarse diariamente.

  • Limpieza de huellas en cristales de puertas de portal, y asideros, pomos, y manivelas, limpieza de puertas ascensores, y cuadro de botones, espejos interiores.
  • Limpieza de polvo en buzones de correspondencia, mobiliario y enseres de hall o portal, y pasamanos de escaleras.
  • Vaciado de papeleras de portal y rellanos.
  • Limpieza de suelos de portal, escaleras, rellanos, ascensores, cuartos de basura.
  • Limpieza de calzadas y zonas verdes anexas al edificio.
  • Barrido de parking y rampas de acceso, vaciado de papeleras.

Labores de periodicidad alterna de limpieza en el edificio

Son tareas de limpieza que no son necesarias realizar todos los días, sino cada cierto tiempo.

  • Limpieza de cristales
  • Limpieza de patios y azoteas
  • ​Aplicación de sistemas de detección y control de plagas
  • ​Limpieza mecánica de garajes
  • Pulido y abrillantado de suelos en halls, rellanos y escaleras
  • ​Limpieza moquetas y alfombras
  • ​Limpieza de contenedores de basura
  • ​Limpieza de lámparas y sistemas de iluminaciónLimpieza general de trasteros, cuartos de basura, cuartos de contadores, salas de máquinas, sistemas de climatización y refrigeración
  • Limpiezas de conductos
  • ​Limpieza de arquetas
  • Limpieza de fachadas y graffitis

¿Por qué contar con una empresa de limpieza ?

Contar con una empresa de limpieza para que realice estas tareas regularmente no se debe considerar como un gasto, sino como una inversión a largo plazo. Además, el hecho de contar con un presupuesto cerrado en el capítulo de gastos, evita muchas sorpresas inesperadas.
Por otro lado, si las tareas de limpieza se realizan por empleados propios, estos deben de contar con las certificaciones profesionales reglamentarias, y además obliga a la propiedad del inmueble a realizar desembolsos adicionales para adquisición de herramienta, materiales, productos y maquinaria necesaria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR